domingo, 31 de marzo de 2019

Mundo loco, puto e ingrato...

Mundo loco, puto e ingrato… Hoy en día se le llama loco a cualquier persona con un poquito de razón, sabes, hace  un tiempito que no aparezco por aquí, ya estaba extrañando, pero como todo en la vida tiene un motivo, tuve los míos también… pero todo resuelto ya, aquí estoy, el otro día aquí alguien me preguntó si era feliz… claro que sí, soy feliz en la medida de lo posible, cuando puedo, cuando la vida me permite ser feliz y claro que no siempre alcanzamos la felicidad como la queremos o la imaginamos, pero, la vida es así… Días buenos mezclados  con días difíciles. Simplemente no soy de tapar los rayos del sol con un colador y no miro solamente para mi ombligo como algunas personas hacen, soy realista, directo, te digo las cosas de frente, con esa verdad que a veces duele pero que es la pura y real verdad, así nomás cruda, fría y directa sin vueltas y sin endulzar, no se trata de mi verdad ni de tu verdad hablo de la verdad, si no me entiendes sufro, duele, lloro por ti, pero te la digo igual aunque tenga que pagar así de caro por esa verdad que te plasmo en la cara, todavía más delante de lo que este mundo me coloca enfrente…  Ral-Diablo

Te juro que no aguanto...

"Te juro que no aguanto que el mundo suceda sin ti. Quisiera detener los trenes y los relojes, tener poder sobre las brújulas y escribir yo las leyendas de los mapas. Y, entonces, obligar a todos a escuchar la única verdad importante: Señores, yo a este hombre lo quiero. Lo quiero más allá de lo que está mandado o escrito. Así que vayan ustedes moviendo las fronteras o leyes que proceda, porque yo a este hombre lo amo, y me pienso quedar con él".

Dicen por ahi que...

Dicen por ahí que me volví loca. Qué siempre estoy sonriente. Qué me brillan los ojos.
Que converso con las flores y bailo en mi jardín.
Dicen por ahí que creo en hadas y ángeles.
 Que les abro las puertas y ventanas en las mañanas y les doy la bienvenida para que inunden mi hogar de luz, alegría y
 bendiciones. 
Dicen por ahí que hablo de “raros asuntos”
 como Trascendencia, Estar en Presente,
 Energía, Inmortalidad, Sanación, Conciencia…
Dicen por ahí que me volví loca. Que le enseño a la gente a percibir la LUZ que brota de sus cuerpos… y que para colmo
 les muestro como se apaga cuando pensamos “feo”…
Dicen por ahí que me volví loca. Que no me rigen agendas ni horarios. Que a las comidas en mi mesa también les hablo y les digo: “Divino Sustento ¿Qué haces afuera? ¡Vamos pa´dentro!”
Que todo me parece BIEN, PERFECTO Y SINCRÓNICO. Que a lo ADVERSO le busco lo bueno y todos los días bendigo el Bien en Chávez
Que le abro las puertas por igual a budistas, evangélicos, testigos de Jehová y nueva era…Que doy gracias cuando llueve y cuando hace sol.
Que doy gracias cuando llega el transporte y cuando me toca ir un ratico a pié y otro caminando
.Que lavo la ropa cantando y es igual cuando cocino, limpio y ordeno Que ¿Cómo es eso de
 que las flores me “chismean” lo que a la gente les pasa?…
¡Pero me siento tan CUERDA y tan Dichosa! ¿Será contagiosa la locura?

CONNY MENDEZ

Y si Dios fuera una mujer?...

Y si Dios fuera una mujer? Juan Gelman ¿y si dios fuera mujer? pregunta Juan sin inmutarse vaya, vaya si dios fuera mujer es posible que agnósticos y ateos no dijéramos no con la cabeza y dijéramos sí con las entrañas tal vez nos acercáramos a su divina desnudez para besar sus pies no de bronce su pubis no de piedra sus pechos no de mármol sus labios no de yeso si dios fuera mujer la abrazaríamos para arrancarla de su lontananza y no habría que jurar hasta que la muerte nos separe ya que sería inmortal por antonomasia y en vez de transmitirnos sida o pánico nos contagiaría su inmortalidad si dios fuera mujer no se instalaría lejana en el reino de los cielos sino que nos aguardaría en el zaguán del infierno con sus brazos no cerrados su rosa no de plástico y su amor no de ángeles ay dios mío dios mío si hasta siempre y desde siempre fueras una mujer qué lindo escándalo sería qué venturosa espléndida imposible prodigiosa blasfemia
Mario Benedetti

Papá olvida...

Esta nota a seguir fue publicada en centenas de revistas y diarios también fue traducida a varios idiomas, su autor W. Livingston Larned, ahora vamos a la misma...

PAPÁ OLVIDA

Escucha, hijo: voy a decirte esto mientras duermes, una manecita metida  bajo la mejilla y los rubios rizos pegados a tu frente humedecida. He entrado solo a tu cuarto. Hace unos minutos, mientras  leía  mi  diario en la  biblioteca, sentí una ola  de  remordimiento  que me  ahogaba. Culpable, vine junto a tu cama. Esto es lo que pensaba, hijo: me enojé contigo. Te regañé cuando te vestías para ir a la escuela, porque apenas te mojaste la cara con  una  toalla. Te regañé  porque no te limpiaste los zapatos. Te grité porque dejaste caer algo al suelo. Durante el desayuno te regañé también. Volcaste las cosas. Tragaste la comida  sin  cuidado. Pusiste los codos sobre la mesa. Untaste  demasiado el pan con mantequilla. Y cuando te ibas a jugar y yo salía a tomar el tren, te volviste y me saludaste con la mano y dijiste: “ Adiós, papito"  y yo fruncí el entrecejo y te respondí; "Ten erguidos los hombros". Al caer la tarde todo empezó de nuevo. Al acercarme a casa te vi, de rodillas, jugando en la calle. Tenías agujeros en las medias. Te humillé ante tus amiguitos al  hacerte marchar a casa delante de mí. Las medias son caras, y si tuvieras que comprarlas  tú, serías más cuidadoso. Pensar, hijo, que un padre diga eso. Recuerdas, más tarde, cuando yo leía en la biblioteca y entraste tímidamente, con una mirada de perseguido? Cuando levanté  la  vista  del  diario, impaciente por la interrupción, vacilaste en la puerta. "Qué quieres ahora?"  Te dije bruscamente. Nada  respondiste, y te lanzaste en tempestuosa  carrera  y  me  echaste los brazos al cuello y me besaste, y tus bracitos  me apretaron con un cariño que Dios había hecho florecer en tu corazón y  que  ni  aún  el  descuido ajeno puede agotar. Y luego te fuiste  a dormir, con  breves  pasitos ruidosos por la escalera. Bien, hijo; poco después fue cuando se me cayó el diario de las manos y entró en mí un terrible temor. Qué  estaba  haciendo  de  mí  la  costumbre?. La costumbre de encontrar  defectos, de reprender; esta  era  mi  recompensa a  ti  por ser  un niño. No era que  yo no te amara; era que esperaba demasiado de ti. Y medía  según la vara de mis años maduros. Y hay tanto de bueno y de bello y de recto en tu carácter. Ese corazoncito tuyo es grande como el  sol  que  nace  entre  las  colinas. Así  lo  demostraste con tu espontáneo impulso de correr a besarme esta noche. Nada  más  que  eso  importa esta noche, hijo. He llegado hasta tu camita en la oscuridad, y me he arrodillado, lleno de vergüenza. Es  una  pobre  explicación; sé  que  no  comprenderías estas cosas si  te las dijera cuando estás despierto. Pero mañana seré un verdadero papito. Seré  tu  compañero, y sufriré cuando sufras, y  reiré  cuando  rías. Me morderé la lengua cuando  esté  por  pronunciar palabras impacientes. No haré más que decirme, como si fuera un ritual: "No es más que un niño pequeñito". Temo haberte imaginado hombre. Pero  al  verte  ahora, hijo, acurrucado, fatigado en  tu camita, veo  que  eres un  bebé todavía.  Ayer estabas en los brazos  de  tu madre, con la cabeza en su hombro. He pedido demasiado.    (W. Livingston Larned)

Cada vez que leo esto lloro, lloro  sí, son de esas cosas que a veces  los papás como yo no resistimos, en esa impresionante dureza  que nos planteamos ante nuestros hijos,  porque? todavía  no lo sé,  yo leí esto la primera vez hace mas de 20 años  y  lo  sigo leyendo y me sigue llegando al corazón de la misma forma como me llegó la primera vez que lo leí. Muchas veces la vida nos lleva a endurecernos,  a hacernos de piedra, a crear una coraza impenetrable, a decir no, a reprender, a criticar, a censurar, a corregir, pero créanme es una confesión de padre, es solo una caparazón externa,  es de mentirita, por dentro y por fuera sufrimos, reímos, y amamos nuestros  hijos  más  allá   que  la  razón de vivir. Tú no darías la vida por tu hijo, por tu razón de vivir, por tu Canito, por tu Capitán Tomate, por el que te pierde los tornillos cuando arreglas el auto, por el que te acompaña a pescar, por el que amas con todo el corazón, Por el que te quiebra en un millón de pedazos cuando te dice  pá, papá., papito. Espero que a ti se te haya ...caído el diario de las manos.  si no es así espero que se te caiga pronto, o que lo tires a la mierda de una buena vez,  La mitad de la
 belleza depende del paisaje, la otra mitad, del hombre que la mira. 
Ral-Diablo 

El cielo se abrió para mi...

El cielo se abrió para  mi. No existen hadas o demonios que me impidan  estar con quién amo. Y él es  tan y tanto y siempre más que cualquier otro... Puedo sentir su perfume... Puedo tocar su calor... Cuando me ama, ama alucinadamente! Cuando me odia, continúa a amarme. Cuando finge que me olvida... Me siento desabar. No existen palabras suficientes para describir mi amor... Oh, mi demonio, oh, mi encanto, oh, mi todo, oh, mi nada... Mi perdición... Mi salvación... Él es un demonio... Yo sé. Pero, ni mismo la  maldición de Dios puede apartarme de él... 
Una vez escribí... Ah, diosa  protégenos de la tempestad, pués dentro de ella está el amor. Mismo con la tempestad llevándome lejos, yo no puedo más asegurar eso... Y aquí nosotros  no necesitamos protegernos de ella... Y no necesitamos más de las maldiciones de los dioses, porque nosotros ya salimos de la lluvia, y la tempestad nos dejó el amor... Dicen que los demonios no tienen corazón... Pobres de los que creen en eso, no imaginan cuánto amor un demonio puede tener. Cuando partió lanzó todos mis sueños por el suelo. Cuando volvió, me salvó de la oscuridad. Dicen que en el mundo algunas personas son hadas, otras brujas, otras no son nada. Pues yo digo, en mi mundo las hadas y los demonios conviven, como puercoespines, que a pesar de las heridas causadas por los pinchazos necesitan demasiado el uno del  otro. Yo digo, quédate, quédate, yo estuve esperando por ti. Con su aliento caliente y tus alas oscuras...
 Yo lo veo sobrevolar mi cielo, con sus manos suaves y a sus ojos dulces los siento tocar mi corazón. Quieres un lugar mejor para un demonio que un corazón en llamas? Quédate, quédate, yo estuve esperando por ti, pero, en caso de que no quieras quedarte, sabrás que estaré atormentando las puertas infernales clamando tu nombre... implorando que me de  que un día me devuelvas la vida que un día fue solamente mía y el corazón que ahora es solamente tuyo... 

Que mierda hago?...

Que mierda hago? Todo está igual… tu recuerdo me aprieta el pecho, estruja mi corazón, me esfuerzo para no pensar. Pero mi corazón va mal… Es grande de más esa pasión, ese amor que solo sabe destruirme. Quiero huir de la vida, de esta soledad. Encontrar un rinconcito solo para dormir. Quiero el silencio para olvidar tu voz. Dejar  mudos mis labios, sin decir nada. Ya casi no escribo poesías para no pensar en nosotros. Sabes me preguntan por ti a toda hora, porque hablé de ti… les tendré que prohibir para no pronunciar tu nombre?...  Ral-Diablo

Quiero toda la dlicia y la dulzura...

Quiero toda la delicia y la dulzura de tu beso infinito…
Quiero ese tu río fulminante de amor y deseo fluyendo entero…
Quiero transbordar esencias alucinógenas en tu almohada…
Quiero estremecer la base de tu cuerpo en atrito con el mío indefenso, cautivo, ardiente…
Quiero calmar las aguas de tu río, de tu mar, las llamas de tu fuego, de enero a enero…
Quiero que mi corazón escoja vivir por siempre sobre el dominio de tu cautiverio…
Quiero que el cielo se abra en flor en tu mágico espejo y te veas y me veas junto a ti…
Quiero que de todos los perfumes, insustituibles aromas, tengamos los recuerdos en el alma…
Quiero que en tu espejo verdadero, veas mi escudo, me veas guerrero irracional, veas el retrato de amor perfecto, sin pasado ni medios terminos…
Quiero que la realidad me provea de todos los derechos, yendo y volviendo al sabor de los vientos… sobreviviendo al galope del placer sin frenos, sin miedos, sin pausas, solo con amor…

Acaso crees señora...

Acaso crees señora que ya no eres la de antes, que ya no suspiro al verte caminar, pero entre tantas niñas campantes y sonantes es a ti quien espero cada noche pasar. No sabes que te observo, y si tuve la entereza de atreverme a decirte lo puto que estoy por ti, ni imaginas que ansío tu asentada tibieza y tu añejado vino para calmar mi sed. Es cierto que ya eres otra y que luego con el pasar de los años qué irá a importar si el espejo te devuelve una arruga en la piel, serás la más dulce la fruta en tu plena madurez; no hay nada más bonito que la maleable arena ante la verde grama gélida. Y nada es más erróneo que un torpe calendario, los números ignoran el arte de vivir y amar, al igual que a los vinos los años te harán más bella todavía… y te harán refulgir. Es por eso, mi señora, si te sientes entristecer algún día levanta los ojos y mira para aquí, y ahí verás una mirada… una mirada mía, sí de este Diablo que te ama con su duro y puto corazón, pero con toda la dulzura de su alma. Y este loco y caractudo Diablo sabes, te quiere para sí y dijo una vez que por 200 o 300 años más, pero ya modificamos contrato para 1000, luego lo ampliamos a 2000 años más y finalmente por toda la eternidad, sellado y con certificado de firmas y eso si es lo que queremos que así sea...

El lobo dejará de amar a Caperusita...

El lobo dejará de amar a caperucita el día que pueda pintar el sonido de una lágrima.
Caperucita dejará de amar a su lobo el día que un suspiro deje de llevar un te quiero, un no te vayas nunca, del color de un hasta luego y eso ser humano a quien no sabe de amores son los colores de un ciego.
El lobo y caperucita están donde las mañanas empiezan y los sueños
terminan, donde la ropa cae y los besos caminan, donde caperucita aúlla y
el lobo suspira.
Porque en esta vida todos somos lobos y caperucita y a veces incluso un
poco humanos, el amor es desde siempre el juego más absurdo del mundo, 
empiezas apostando el corazón y al final pierdes hasta la cabeza.
En el amor harás mil cosas buenas y nadie te las reconocerá, haz sólo una 
cosa mal y todo el mundo te condenará, se aprende a vivir con lo que te
duele, siempre tendrás las cicatrices abiertas aunque a veces olvidarás 
cómo duelen.
Pero el lobo y caperucita aprendieron que en este mundo existen dos tipos
de personas. Por las primeras irías al infierno, a las segundas las mandarías
allí si se meten con las primeras.
Y esté que os escribe, noble y valiente lobo, harto de rescatar " doncellas
con complejo de princesas, optó por invitarle a una copa a la bruja del
 cuento.
! Te pongo otra copa bella caperucita ! Si mi lobo... Está ronda invito yo.